Seguidores

viernes, 26 de abril de 2013

Sorpresa de Yerbas Buenas 1813

 26 de abril de 1813.-


      La noche del 26 de abril de 1813, una fuerza chilena patriota de seiscientos hombres atacó lo que habían creído que era una patrulla realista acampada en Yerbas Buenas, cerca de Linares en el actual Chile. En realidad se trataba del grueso del ejército del Rey por lo que debieron retroceder apresuradamente hasta la orilla sur del río Maule, donde aguardaba el general Carrera y la artillería patriota. En la batalla se enfrentaron las fuerzas chilenas al mando del coronel Juan de Dios Puga y las fuerzas realistas al mando del brigadier Antonio Pareja.



Brigadier Antonio Pareja.
 

      Al principio la oscuridad nocturna favoreció a los chilenos, que crearon desconcierto en las tropas realistas, dando casi por ganada la lucha, capturando parte de la artillería realista incluyendo al oficial al mando de las baterías. Pero con la claridad del día los realistas se dieron cuenta de la posición del enemigo y se lanzaron a la carga. El resultado fue desastroso para los chilenos.


Combate de Yerbas Buenas.


       Dos factores tornaron la retirada patriota en un enorme desastre. En medio de la confusión, los soldados que quedaron a cargo de los caballos mientras la infantería combatía a pie, huyeron dejándola a merced del enemigo. Para colmo de fatalidad, la espesa neblina impidió a Puga darse cuenta de que había dejado atrás, a ambas márgenes del camino, las fuerzas de caballería realista. Esta tropa no había tomado parte en el combate de la noche. Así es que, a pesar de que era milicia sin disciplina, pudo cargar sobre los desordenados escuadrones patriotas que iban de retirada, obligándoles a abandonar los cañones, las armas y los prisioneros. Las persecución se prolongó hasta la ribera sur del Maule. De los seiscientos hombres que partieron con Puga en la noche anterior, sólo lograron salvarse los que se retiraron en el primer momento, y algunos soldados que montaban muy buenos caballos. Dejaron en poder del enemigo 190 prisioneros. No se conoce el número de dispersos. Entre los muertos se contó el bravo capitán Ross, quien había recibido cinco balazos. Puga, herido en el combate, fue hecho prisionero, pero logró escaparse algunos días más tarde.




Esquema de la batalla.


      Dos tercios de los hombres patriotas murieron (460 aproximadamente),. Las bajas de los realistas no llegaron a 180. Los efectos morales de la sorpresa de Yerbas Buenas en ambos campamentos fueron tan desproporcionados a su importancia material, que apenas se acierta a comprenderlos. 




Anverso y reverso de la medalla conmemorativa de la batalla,


       El general Carrera ordenó silenciar la noticia y disminuir los informes del número de bajas para no favorecer los cuestionamientos a su mando en la guerra por parte de sus adversarios políticos en Santiago, que entorpecían desde el inicio de la campaña el envío de pertrechos esenciales al Ejército Patriota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada