Seguidores

sábado, 9 de marzo de 2013

Gálvez desembarca en la isla de Santa Rosa 1781.


 9 de marzo de 1781.-


     En la madrugada del 8 al 9 de marzo, la escuadra española al mando de Bernardo de Gálvez avista la isla de Santa Rosa, dentro de la campaña de la conquista de Pensacola. La fragata inglesa Mentor, que guardaba la entrada a ala bahía junto con la Port Royal, los descubrió y disparó siete cañonazos de aviso a la guarnición británica de Pensacola, estos barcos se retiraron por la presión de los barcos españoles y se concentran en las proximidades del puerto en el interior. Embarcados en el Mentor iban como infantes de marina tropas de los legitimistas de Maryland, los legitimistas eran norteamericanos leales a la corona inglesa.



 
Bernardo de Gálvez y Madrid.


     Enterado el General en Jefe de la plaza, Campbell, de la presencia española en la zona, colocó a sus fuerzas en estado de alerta y dispuso que un buque, al amparo de la oscuridad para burlar a los barcos españoles, se dirigiese a Jamaica a solicitar refuerzos al Almirante Parker, jefe de la escuadra británica allí estacionada, y al General Dalling, gobernador de la isla. Esa misma noche, el bergantín británico "Childers" parte a Jamaica en busca de unos refuerzos que nunca llegarían.


Mapa de la península de Pensacola y la isla de Santa Rosa.



     A pesar de la desesperada petición de refuerzos, Campbell escribió por estos días al jefe de las fuerzas británicas en América, Teniente General Henry Clinton, manifestando su desprecio por los españoles que iban a atacarle, ya que dentro del ejército español estan integrados una compañía de las Milicias de color de Nueva Orleans y un batallón de Morenos libres de la Habana, integrados sus fuerzas por hombres de piel negra, no tardaría el inglés en tener una adecuada respuesta.



Unidades españolas del ejército de Gálvez: Fusilero de Montaña, Dragón Rtgo. de América, Dragón del Rtgo. de México, Milicias de color de N. Orleans y soldado del Bon. de Morenos libres de La Habana.


     Gálvez ordenó  que el desembarco se efectuara de noche, a partir del toque de oración, los granaderos y cazadores serían los primeros en desembarcar y cada soldado debería llevar municiones y víveres para tres días, pues se desconocía la cqntidad de fuerzas enemigas que había en la isla, y si los combates iban a prolongarse por mucho tiempo. Las tropas que debían encabezar el desembarco tendrían que reunirse en torno al navío San Ramón cuando éste encendiera como señal dos faroles en su popa.




La escuadra española fondeada en la isla de Santa Rosa.


      A las ocho de la tarde del día 9 se encienden los faroles y se concentran los granaderos de Infantería de Marina y los cazadores en torno al navío, van a las órdenes del coronel Francisco Longoria, jefe del Regimiento de Aragón.  Gálvez se pone a su cabeza y se realiza el desembarco sin ninguna oposición del enemigo, a unos 15 Kilómetros al este de Punta Sigüenza. Inmediatamente ordena akl coronel que manda las tropas que inicie la marcha hacia la citada Punta para tomar la batería enemiga que estaba allí destacada, y de inmediato vuelve al navío San Ramón para agilizar el desembarco del resto de las tropas.


Desembarco del ejército español.



                       A medianoche ya se encuentran todas las tropas españolas en tierra.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada