Seguidores

domingo, 3 de febrero de 2013

Combare de San Lorenzo 1813



3 de febrero de 1813.-


       Se produce el combate de San Lorenzo, que tuvo lugar junto al Convento de San Carlos Borromeo en la localidad de San Lorenzo, en la actual provincia de Santa Fe (Argentina), entre fuerzas independentistas y realistas.





Combate de San Lorenzo




     Una expedición realista que salía de Montevideo, ciudad sitiada por el ejército independentista de José Rondeau, con el objeto de aprovisionarse, era seguida paralelamente por tierra por fuerzas de caballería al mando del coronel San Martín. Este, forzando la marcha, llegó y ocultó a sus hombres detrás de los muros del Convento de San Carlos, en San Lorenzo, y el 3 de febrero de 1813 a las 5:30 los realistas desembarcaron en las barrancas, tal como él lo había previsto, frente al convento, y marcharon confiados hacia el edificio, en una zona que hasta el momento no presentaba defensas.
     Allí precisamente fueron sorprendidos y emboscados los realistas por los granaderos a caballo, tomando desprevenidos a un enemigo superior, dividiendo sus fuerzas en dos y flanqueándolos.  Estos dos grupos de 60 hombres atacaron a los realistas por los flancos derecho e izquierdo con arrojo y tenacidad, derrotándolos en sólo 15 minutos pese a la resistencia y a la artillería que presentaron.



San Martin caido bajo su caballo.


     Dado que existían aún sospechas acerca de la fidelidad a la causa independentista por parte del recién llegado San Martín, él decidió avanzar al frente de la reducida tropa de granaderos a caballo. Como consecuencia, su caballo fue mortalmente herido y San Martín, aprisionado bajo su cabalgadura, estuvo a punto de ser ultimado por un realista. Le salvó la vida el soldado correntino Juan Bautista Cabral, que antepuso su cuerpo a dos bayonetazos. San Martín lo ascendió post mórtem, por lo que actualmente es conocido como el Sargento Cabral.


Medalla conmemorativa del primer centenario del combate.

Este combate, que por la cantidad de combatientes de ambos bandos podría parecer secundario, permitió alejar para siempre a las flotas realistas que merodeaban por el río Paraná, tomando víveres de  las poblaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada