Seguidores

lunes, 4 de febrero de 2013

Batalla de Tetuán 1860



4 de Febrero de 1860.-



       Tiene lugar la batalla de Tetuán en las cercanias de la ciudad del mismo nombre en Marruecos, entre el Ejército Español de Africa y el Ejército de Marruecos, por la posesión de dicha plaza. Esta batalla fué parte de la guerra hispano-marroquí de 1859-1860



La batalla de Tetuán fué fuente de inspiración para muchos artistas, en este caso La batalla de Tetuán, de Dionisio Fierros Álvarez.



       Apenas arrancado el día, dos Cuerpos de Ejército, el II y el III, mandados respectivamente por los Generales Prim y Ros de Olano, ya están listos para atacar a los marroquíes; en el centro, la masa artillera española. La defensa marroquí se basa en dos grandes núcleos: a la izquierda, el mandado por el Sultán Muley el Abbas, y a la derecha el mandado por su hermano Muley Ahmed. Un Cuerpo de Ejército irá contra cada uno de ellos. Las tropas marroquíes, regulares e irregulares, superan a las españolas.



La batalla de Tetuán, de Salvador Dalí


      Treinta batallones, con sus banderas desplegadas y al toque de tambor se ponen en marcha. Las tropas tienen la moral bien alta por las recientes victorias de Sierra Bullones (9 de diciembre), los Castillejos (1 de enero) y Uad el Jelú (31 de enero). La infantería se pone en marcha hacia los enemigos; al llegar a unos 1.500 metros de ellos, la artillería española empieza a disparar para facilitar su avance y lo hace hasta que las vanguardias están a 400 metros. La artillería marroquí sostiene el duelo durante más de una hora.




La batalla de Tetuán, de Vicente Palmaroli.



     Trabado el combate cercano, ambas partes sufren gravísimas pérdidas en hombres, pero el avance de los batallones españoles es imparable. Por el lado derecho, el empuje español hace que el enemigo ceda y se retire rebasando incluso su propio campamento, que es asaltado por los españoles. El enemigo de esta parte se retira de la batalla.
     En el otro lado marroquí, que está resistiendo mejor, el Sultán ve que la retirada de las tropas de su hermano le causa la pérdida de la batalla y así, Muley el Abbas, resignado, da la orden de retirada dando la victoria, el campo de batalla y la ciudad a los españoles.



La batalla de Tetuán, de Mariano Fortuny


     Esta resonante victoria ha costado a las filas españolas casi 100 muertos y unos 1000 heridos, y además consiguieron de esta forma el fin de los ataques marroquíes a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, así como la captura de la ciudad de Tetuán para la Corona de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada