Seguidores

lunes, 24 de diciembre de 2012

Conquista de Cefalonia 1500


24 de Diciembre de 1500.-

      Las sucesivas derrotas a manos del sultán turco Bayaceto I, obligaron al dogo veneciano Agostino Barbarigo a pedir ayuda al Papa y a los Reyes Católicos en el 1500. Amenazados sus importantes núcleos comerciales en levante, Barbarigo sugirió una coalición dirigida por Gonzalo Fernández de Córdoba para derrotar a los turcos.



 
Bayaceto I

      El contingente español, embarca en 57 naves y zarpa del puerto de Málaga el 4 de junio de 1500. Llegan a Mesina donde se unen  2.000 soldados que se habían quedado de la expedición anterior, y varias naves vizcaínas, entre las que estaba la de Pedro Navarro.
El objetivo de la expedición fue Cefalonia, plaza que fue sometida a asedio El terreno circundante al castillo era escarpado y pedregoso, dificultaba el emplazamiento de la artillería. No obstante, pudieron situar algunos  cañones tras un montículo frente a la puerta.

 
La flota aliada anclada en el puerto de Messina.


     La artillería hispano-veneciana, empezó abriendo fuego sobre las murallas con basiliscos y bombardas, no produjeron desperfectos por la inestabilidad del suelo sobre el que se asentaban. Entonces Pedro Navarro, entróen acción; un hombre que se haría célebre por su uso de las minas militares; aquí fué una de las primeras veces que las empleó.La resistencia otomana  alargaba la estancia en Cefalonia, y en unas condiciones muy desfavorables: inclemencias meteorológicas, humedad marítima salitrosa, insalubridad (particularmente dañina para heridos y enfermos) y escasez de víveres.. En la fortaleza de San Jorge de esta ciudad, defendida por jenízaros al mando de un capitán albanés llamado Gisdar, Navarro pudo probar una nueva composición de la pólvora para las minas, además del azufre, el cual se introducía ardiendo en las troneras, abrasando a los defensores y provocando que abandonaran las defensas para evitar sus humos venenosos.

 
jenízaro turco

     No consiguió derribar el muro del todo, pero el 25 de noviembre de 1500, al minar con bateles al nivel del mar las rocas sobre las que se asentaban las murallas del castillo, logró derribar un trozo de muro. Por esta brecha se inició el ataque al castillo, defendido bravamente por la guarnición turca.
Al amanecer del día 24 de diciembre Córdoba animó a sus hombres con vehementes arengas y alusiones a los recientes triunfos españoles en Nápoles. De seguido, con él entre ellos, emprendieron la carga contra uno de los muros que parecían más débiles.
Con ayuda de escalas y protegiéndose con rodelas lograron alcanzar el adarve. Se entabló entonces un combate durísimo, en el que ambos bandos se batieron con ferocidad, mientras se acumulaban caídos los muertos y heridos.


 
Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán


     El general español abrió un segundo punto de choque en otra posición del castillo distante de la anterior, para dividir así por dos la intensidad y eficacia de la fuerza jenízara. En ambos lugares la lucha era encarnizada.
      Entonces Córdoba mandó traer un puente de madera construido durante la noche anterior, y lo dirigó a un tercer punto, por el que pasaron súbitamente hacia el interior de San Jorge varias capitanías de reserva que encontraron poca oposición, pues la maniobra sorprendió a los otomanos.
El mismo general acompañó a sus hombres en la pelea, que ya en el interior se decantó hacia el lado cristiano. El capitán Gisdar y otros resistentes quedaron acorralados en un reducto, pero no se rindieron.
Lucharon con coraje hasta la muerte del último hombre. Las relaciones de la época hacen variar el número de defensores entre 300 y 700, y la duración de la toma de Cefalonia entre 40 días y varios meses. Las bajas hispano-venecianas fueron aproximadamente cien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada