Seguidores

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Batalla de El Pari 1816

21 de Noviembre de 1816.-

    Tiene lugar en las cercanías de Santa Cruz de la Sierra, en la actual Bolivia, la llamada batalla de El Pari,  considerada (en relación al número de sobrevivientes) como la batalla más sangrienta que hubo en la Guerra de Independencia Hispanoamericana y en la independencia de América en general ya que solo 200 hombres sobrevivieron en el ejército realista y unos 350 de las fuerzas patriotas.

 
Imagen de la batalla de El Pari


      El ejército realista estaba mandado por el coronel Francisco Javier Aguilera, y estaba compuesto por el Batallón Fernando VII, el Talavera de la Reina, dos divisiones cochabambinas y dos piezas de artillería, haciendo un total de 1.600 hombres.
El ejército patriota, a las órdenes de Ignacio Warnes y Jose Manuel Baca, componíase de poco más de 1.000 hombres distribuidos en las tres armas: la caballería al mando del coronel Mercado, la infantería al mando del comandante Saturnino Salazar y el comandante Rocha dirigía la artillería, una parte de la fusilería estaba integrada por unos 300 jóvenes criollos de lo más selecto de la juventud boliviana.


 
Juan Ramírez Orozco, general de los ejércitos realistas del Alto Perú


      El coronel patriota Jose Manuel Mercado divisó la caballería enemiga que fue interceptada. Mercado, después de esto, había vencido a la caballería cochabambina y la perseguía.
Mientras tanto Warnes atacaba a la infantería e iba torciendo la balanza hacia su favor en el Pari. Luego dirigía a sus tropas sobre la línea de fuego pero el coronel Aguilera espero astutamente esta situación y no se sabe exactamente, pero por orden de Aguilera o por un soldado se produjo un disparo de fusil o cañón que derribó al caballo de Warnes, quedando el caudillo con su pierna aprisionada, este incidente fue aprovechado por un "talaverino" que mató a Warnes con su bayoneta, produciéndose la dispersión de los patriotas tras la muerte de su comandante.


 
José Manuel Mercado mandando sus montoneros contra la caballería realista

      Después de más de cinco horas de encarnizada lucha, con innumerables bajas de uno y otro lado, la victoria cayó del lado realista, aunque no quedaba más que un puñado de hombres, el campo yacía lleno de soldados muertos de uno y otro bando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada