Seguidores

sábado, 22 de septiembre de 2012

Derrota de Hawkins y Drake en San Juán de Ulúa. 1568


22 de Septiembre de 1568.-


      El pirata inglés John Hawkins y su pupilo Francis Drake, que aún no contaba 20 años, caen derrotados en la batalla de San Juan de Ulúa. Hawkins había impuesto en las Indias un método de contrabando altamente persuasivo. El corsario arribaba a los puertos coloniales con mercancía, a menudo esclavos robados en barcos negreros, y exigía su intercambio bajo amenaza de bombardear la ciudad. Lo curioso es que pudiendo llevarse la mercancía gratis, el pirata prefería comerciar, pagando incluso el pertinente impuesto. A Isabel I le encantó la estrategia y puso a su disposición dos galeones de la Armada, el Jesus of Lubeck y el Minion, al final su flota ascendió a 6 barcos



Mapa de Veracruz y de la fortaleza de San Juán de Ulúa.

      A Hawkins le sorprendió durante una de sus travesías de rapiña, un temporal frente a las costas de Cuba y su flota quedó destrozada. No encontró más puerto que el de Veracruz y supo además que la Flota de Indias estaba a punto de arribar. Podía matar dos pájaros de un tiro, reparar sus barcos y robar la plata española. De camino, Hawkins apresó dos mercantes y entró en puerto detrás de ellos. Cuando dos oficiales salieron a recibirlos, Hawkins los apresó y exigió la reparación de sus naves, tras lo cual esperó con tranquilidad la llegada de la flota española. Ésta llegó antes de lo previsto. La integraban trece barcos, pero sólo uno de guerra. No eran unos extraordinarios refuerzos pero su almirante, don Francisco Luján, que se había informado de las actividades de la flota inglesa y, después de muchas tentativas para llegar a un acuerdo con Hawkins, lanzó un ataque del relámpago contra ellos en los cuales los ingleses perdieron 4 barcos y 500 hombres así como casi todo el botín de su año, que fue recobrado por los españoles. La flota de Luján perdió el barco del vicealmirante, el galeón  Santa Clara, que se quemó y hundido dentro del puerto.


Batalla de San Juán de Ulúa.

     En la batalla, un contingente español desde la  fortaleza vecina,  masacró con sus cañones la flota británica.  The Angel se hundió después de unas salvas, y Swalow fue abordado por  los soldados españoles que tripulaban las baterías. La nave almirante fue abordada y otras tres hundidas.

Drake y Hawkins, se dieron a la fuga inmediatamente mientras sus hombres se batían con la flota española, lo que fue interpretado por los marinos españoles como un flagrante acto de cobardía.
A pesar de conseguir la huida, ambos barcos estaban tan dañados que Drake y Hawkins no dudaron en abandonar a 110 de sus hombres a su suerte en la costa sur de lo que hoy es Estados Unidos, para evitar problemas de sobrecarga durante la travesía del Océano Atlántico.
Drake llegó solo a Inglaterra en enero de 1569, e informó de la muerte de John Hawkins además de contar un fantasioso relato sobre el ataque español y el desastre de su flota. Para su sorpresa, un mes más tarde, John Hawkins llegaba a Inglaterra sano y salvo.



Vista parcial de la fortaleza de San Juán de Ulúa.

     A raíz de este incidente, Francis Drake cobró un odio visceral hacia los españoles, lo que lo precipitó a su legendaria carrera como pirata a sueldo de la reina de Inglaterra.
Por parte española, se produce la recuperación de las abundantes ganancias fruto de un año de saqueos, que hubieran debido acabar en Inglaterra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada