Seguidores

viernes, 28 de septiembre de 2012

Defensa de Guanajuato 1810

28 de Septiembre de 1810.-


     Se produce la toma de la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato, fue la primera acción de armas librada entre fuerzas insurgentes y tropas realistas durante la guerra de Independencia de México. Al inicio del movimiento de insurgencia,  Miguel Hidalgo y Costilla e Ignacio Allende salieron del pueblo de Dolores, y continuaron su derrotero por San Miguel el Grande y Celaya. El pavor desatado en los círculos sociales de la capital provinciana hizo que el intendente, Juan Antonio Riaño, pidiera a la población acuartelarse en la Alhóndiga de Granaditas, granero construido en 1800, y en cuya construcción había participado Miguel Hidalgo como asesor de su viejo amigo Riaño.

La Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato.


      Tras varias horas de combate, Riaño fue muerto  y los militares al servicio del virrey continuaron la lucha, hasta que los insurgentes lograron entrar para después masacrar no sólo a la escasa guardia que lo defendía, que era de 300 soldados, sino también a las numerosas familias de civiles refugiadas en él. Muchos historiadores consideran este enfrentamiento más como un motín o masacre de civiles que una batalla, pues no se dieron condiciones de igualdad militar entre ambos bandos.


Escena del enfrentamiento.

 
            El ataque de los 20.000 insurgentes se inició a las 12:00 horas. Dichas fuerzas se dividieron en tres columnas, que fueron cercando la plaza, hasta penetrar en ella. Lanzaron un ataque directo a la Alhóndiga, que defendida por 300 españoles realistas, realizaron una férrea defensa, lo que provocó que los insurgentes empezaran a mostrar signos de desaliento. Tras incendiar el umbral (reforzado con planchas de fierro) de la Alhóndiga, los rebeldes pudieron entrar en ella y se dieron a la masacre y el saqueo. Barceló y el hijo de Riaño, ambos comandantes realistas, fueron asesinados por la muchedumbre.


El minero Juan José de los Reyes Martínez, alias el Pipila, incendiando la puerta de la Alhóndiga.

       La lucha cuerpo a cuerpo se generalizó hasta las 17.00 horas, en que terminó el combate, con el aniquilamiento de los 300 soldados.También muchos civiles peninsulares y criollos de alcurnia fueron despojados de sus pertenencias y sufrieron la muerte a manos de las multitudes. El saqueo de Guanajuato no se limitó únicamente a la Alhóndiga, sino que en los días siguientes se extendió a la ciudad y al área metropolitana. Hidalgo impidió que unos de sus soldados mancillaran el cuerpo de su amigo Riaño, y fue entonces que se dio cuenta del saqueo que vivía la ciudad. El 1 de octubre, las tropas insurgentes abandonaron Guanajuato.

        .

Vista aérea de la Alhóndiga.
 
            La noticia de la toma de Guanajuato y lo ocurrido en la Alhóndiga de Granaditas, se conoció prontamente en toda la Nueva España, por lo que los habitantes de las ciudades por donde iba a pasar el ejército "libertador", huían para no sufrir el mismo destino que la mayoría de los habitantes de Guanajuato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada