Seguidores

sábado, 21 de julio de 2012

TAL DÍA COMO HOY...

21 de Julio de 1568.-

     El duque de Alba derrota en la batalla de Jemmingen a los ejércitos rebeldes holandeses de Luis de Nassau, que se hicieron fuertes en la ciudad de Jemmingen abriendo las esclusas para impedir el avance de los españoles. El duque de Alba hizo avanzar a las compañías de los Tercios con el agua a la altura de las rodillas y desbarataron la defensa del puente que protegía el acceso a la ciudad, quedando éste protegido por apenas 500 soldados españoles sobre los que Luis de Nassau envió una fuerza de unos 4.000 hombres, que no consiguieron tomar el puente.

Mapa de la ciudad de Jemmingen

     La llegada del Tercio Viejo de Lombardía y el Tercio viejo de Sicilia, hace que los holandeses se retiren a sus líneas, quedándose los españoles espectantes en sus posiciones. Luis de Nassau, creyendo que los españoles vacilan, envía a todo su ejército contra ellos, pero el intenso fuego de los arcabuceros españoles diezmó al ejército holandes que se batió en retirada, lo que los españoles aprovecharon para perseguirlos y batirlos, causándoles una mortandad de gente superior a los 6.000 muertos y el propio Luis de Nassau tuvo que huir disfrazado.

Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel III Duque de Alba  (Piedrahita 1507- Lisboa 1582)


     El ejército de Luis de Nassau quedó totalmente destruido y éste tuvo que refugiarse en Alemania, lo que permitió al Duque de Alba iniciar las operaciones contra Guillermo de Orange, hermano de Luis, al que posteriormente derrotaría en la batalla de Jodoigne.

21 de Julio de 1921.-

     Quinto y último día de asedio a Igueriben. De nuevo comienza el ataque por la noche, produciendo continuas bajas entre los defensores,  mienbros de Regimiento de Infantería Ceriñola nº 42, solo un tercio de las fuerzas de origen, unos 350 hombres, está en condiciones de combatir. En mitad del combate cae una bomba en la enfermería que mata a 30 heridos.

Campamento de Igueriben. En este enclave, unos cientos de hombres iban a aguantar la acometida de 14.000 rifeños.

    Sin poder enterrar a los muertos, con la munición contada y sin agua, bajo un sol  devastador, el Comandante Benítez informa a Annual de que sus hombres: “…se ahogan con la pestilencia, el hedor de los cadáveres y la carencia de agua hace mortales las heridas y se acaban las municiones…” El general Navarro desiste de socorrer la posición ante el poco ánimo de la tropa con la que cuenta, enviándole a cambio un mensaje de “ánimo”: "resistid esta noche y mañana os juramos que sereis salvados, o todos quedaremos en el campo del honor.”

Soldados del Regimiento de Infantería Ceriñola nº42 defendiendo heroicamente sus posiciones.

     El día 21 se intentó socorrer la posición con una columna de 3000 hombres, pero el convoy de ayuda quedó estancado muy cerca de la misma, con 152 bajas en 2 horas. A las cuatro de la tarde de ese mismo día se repartieron los últimos veinte cartuchos que quedaban para cada hombre, se incendiaron las tiendas y se inutilizó el material artillero, después se inició la salida que fue masacrada ante la misma puerta. De los defensores sólo lograron escapar un oficial (Teniente Casado y Escudero) y once soldados, de los cuales cuatro murieron al atracarse de agua al llegar a Annual....aunque ojalá no hubieran llegado.

El ejército recuperando los cadáveres de los soldados españoles masacrados, tres meses después. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada