Seguidores

sábado, 28 de julio de 2012

28 de Julio de 1809.-

     Se produce la Batalla de Talavera, primera batalla de la Guerra de la Independencia en la que el ejército británico y español deciden aunar fuerzas para combatir un enemigo común: Napoleón. La importancia estratégica de Talavera de la Reina, debido a su situación geografía, siendo una de las principales vías hacia Portugal y Extremadura, hizo que se mantuviera una importante lucha por controlar su territorio y alrededores durante esta contienda.

Plano de la batalla de Talavera.

     El día 27 de julio, el ejército aliado se posiciona a unos kilómetros al oeste del río Alberche, cercano a Talavera. Las tropas francesas al mando del francés Víctor, decidieron no esperar la columna de José Bonaparte y el general Sebastiani, y atravesaron el río Alberche a mediodía, lugar donde se encontraba una de las brigadas inglesas y donde el propio Wellesley preparaba el ataque.El ataque fué tan rápido que el duque de Wellington "se salvo de no ser cogido prisionero por la rapidez con la que montó en su caballo", que le permitió huir tras sus líneas y preparar a sus hombres para un nuevo ataque.

Batalla de Talavera.

     El segundo ataque se produce el día 28, cuando ante el retraso del mariscal Soul, el alto mando francés compuesto por el rey José y los mariscales Víctor, Jourdan y Sebastiani, se reúnen y deciden una nueva estrategia para el día siguiente (28 de Julio). El combate comienza a las 5 de la mañana, el consistía en un nuevo ataque frontal ideado por Víctor y llevado a cabo por Ruffin, mientras que los regimientos 96º y 9º lo hacían por las lomas izquierda y derecha, apoyados todos ellos por las 50 piezas de artillería escalonada del Cerro Cascajal al mando de Villate.
      De nuevo fracasa Víctor, ya que Wellesley desde la cima del Cerro Medellín no duda en cargar a discreción con las brigadas de Tilson y Steward sobre los regimientos franceses, reuniéndose de nuevo el rey José con sus generales para discutir el ataque final.
    Se produce el tercer ataque, pero en esta ocasión no se iría frontalmente contra el Cerro Medellín sino que mediante una maniobra envolvente se atacaría a la vez todo el conjunto de la línea de los aliados, esparcida desde el Tajo a "los Peñascales". A las dos de la tarde comienza el combate por los tres frentes:
     1º.- Por el flanco izquierdo francés, el mariscal Leval se presenta en el Pajar de Vergara, siendo repelidos por los batallones ingleses de Campbell apoyados muy eficazmente por el Regimiento de Caballería español del Rey al mando del coronel José Mª de Lastres.

Rgto. de Caballería del Rey cargando sobre los franceses.

      2º.- Por el centro-derecha, las divisiones francesas se Sebastiani y Lapisse, apoyadas por la artillería del Cerro Cascajal, cargaría a bayoneta descubierta sobre las divisiones de Sherbrooke y la Legión Alemana más adelantadas, con el fin de abrir una brecha que diera acceso al Cerro de Medellín. A punto estuvieron de conseguirlo, si no es por la orden que desde la cima dio Wellesley a la brigada de caballería de Clytton y a la artillería del teniente español, Entrena, que hizo retroceder a los franceses.
     3º.- Por el flanco derecho, el mariscal Ruffin junto con las brigadas de Villate y la caballería de Merlín, atraviesan el arroyo Portiña hacia los Peñacales para conseguir la pretendida maniobra envolvente. Wellesley comprende una vez mas la maniobra francesa y ordena a la caballería de Anson y de Fane junto con la española de Alburquerque, establecidas en el fondo Sur del Cerro Medellín, cargar sobre las de Villate y Ruffin. Este comprende que en vez de rodear al enemigo, se encuentran rodeados por las divisiones de Bassecourt y la artillería de Entrena que bajan desde los Peñascales y del Cerro Medellín.

Diorama que representa la disposición de las fuerzas durante la batalla.

     Ante esta situación Víctor da orden de retirada para replegarse a sus posiciones de partida, y poner fin al combate. Eran las cinco de la tarde del día 28 de Julio de 1809.
     Las pérdidas de ambos bandos fueron muy elevadas: los franceses perdieron 7.268 hombres y 20 piezas de artillería; mientras los ingleses unos 6.270 hombres, siendo las bajas de la Legión Alemana de 1.407 y las de los españoles de 1.200.
     Los franceses, convencidos de la inutilidad de sus esfuerzos y la magnitud de las bajas sufridas decidieron estacionarse en la orilla izquierda del Río Alberche y sobre Cazalegas, en espera de la llegada del General Soult desde Extremadura.
     Ante esta situación se planteó la duda de atacar a los franceses como pretendía Cuesta, o el abandono de Talavera de la Reina y la retirada de las tropas inglesas hacia Portugal para reforzar sus efectivos y fortalecer sus comunicaciones con Inglaterra. Prevaleció la decisión de Wellesley y el día 4 de Agosto, el ejército inglés abandonó Talavera, siendo protegida su retaguardia por la caballería de Alburquerque.

18 de Julio de 1821.-

     El sábado 28 de julio de 1821, en una ceremonia pública muy solemne, José de San Martín, anunció la célebre proclamación de la Independencia del Perú. Primero lo dijo en la Plaza Mayor de Lima, después en la plazuela de La Merced y, luego, frente al Convento de los Descalzos. Según testigos de la época, a la Plaza Mayor asistieron más de 16.000 personas

San Martín proclamando la independencia del Perú.

     La guerra sin embargo continuaría hasta su conclusión en el año 1826 con la Campaña de Chiloé y la rendición de la fortaleza del Real Felipe.
    Dentro del proceso de independencia del Perú cabe destacar son tres aspectos, en lo político se cortó la dependencia de España; en lo económico se mantuvo la dependencia de Europa y en lo social el despojo de tierras a indígenas se acentuó en la era republicana. La ciudadanía abierta en Perú se consiguió en el siglo XX. En pleno siglo XXI, se sigue luchando por una sociedad, genuinamente democrática, y, la plena garantía y el respeto de los derechos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada