Seguidores

viernes, 27 de julio de 2012

27 de Julio de 1829.-

     Tiene lugar el desembarco en Cabo Rojo de la expedición española dirigida por el brigadier Isidro Barradas, cerca de Tampico, con la pretensión de sublevar México y restituir el gobierno español en el antiguo virreinato de Nueva España.

Brigadier Isidro Barradas Valdés.

     La fuerza invasora estaba compuesta principalmente por tropa americana reclutada en Cuba y muchos exiliados que habían sido expulsados del país y deseaban regresar a México. Desembarcaron un total de 750 hombres en 25 botes. Aunque se llegó a ocupar Támpico, la falta de abastecimientos debido al mal tiempo, la superioridad del ejército mexicano y las numerosas bajas por malaria del ejército español hicieron abandonar la empresa.

Plano de la expedición de Barradas.


27 de Julio de 1909.-

     Tiene lugar la acción militar del  Barranco del Lobo, donde el ejército español fué derrotado a manos rifeñas, dentro de la Guerra de Melilla.
     Esta guerra tuvo su origen en la compra de explotaciones mineras por parte de empresas españolas a El Rogui, un lí­der rifeño rebelde al sultán de Marruecos. Los rebeldes rifeños atacaron las obras del ferrocarril destinado a la exportación del mineral extraí­do y mataron a varios trabajadores. El gobierno decide movilizar a los reservistas y las protestas de la población dan lugar a la Semana Trágica en Barcelona.

Tropas españolas protegiendo a los trabajadores del ferrocarril.


     El 27 de julio de 1909, un columna dirigida por el General de Brigada Guillermo Pintos es sorprendida y atacada en el Barranco del Lobo. Los soldados españoles, lejos de amilanarse, se lanzaron hacia arriba contra los rifeños, quienes retrocedieron hurtando el combate cuerpo a cuerpo y parándose únicamente para volverse a disparar. El avanaece de los españoles era continuo y parecía que nadie lo detendría. Sin embargo, el enemigo estaba desplegado en escalones, de forma que cuando era desalojado de un barranco aparecía unos metros detrás parapetado en otro. Era una lucha contínua e interminable, en la que cayeron muchos jefes y oficiales que sacrificaron sus vidas para arrastrar con su ejemplo a sus soldados, bisoños y recién desembarcados.

Artillería protegiendo el repliegue de los soldados españoles en el Barranco del Lobo.

      En el momento de la retirada, ésta se inició con toda precisión y serenidad. Pero se produjo un momento de confusión, vacilación y perplejidad entre la tropa que no pudo ser dominado por los oficiales que quedaban, pues muchos de ellos se encontraban muertos o heridos. Como resultado, se rompió la unidad de la brigada y los moros cerraron distancias sobre los españoles y se dispusieron a caer sobre ellos. La tropa se dirigió apresuradamente hacia la salida del Barranco del Lobo perseguidos por los moros.

General de Brigada Guillermo Pintos Ledesma, muerto en el combate del Barranco del Lobo.

      El atraso militar de las tropas españolas, la sorpresa y la complicada orografí­a del terreno dieron lugar a la matanza. Los españoles sufrieron 1.046 bajas en los combates de la vía ferrea y del Barranco del Lobo del 27 de julio, entre muertos, heridos y desaparecidos. Se desconoce el número de bajas que tuvieron los moros, pero debieron de ser muy elevadas, por lo encarnizado del combate y por las bajas que se les veía sufrir en sus ataques al descubierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada