Seguidores

domingo, 22 de julio de 2012

Annual 1921

22 de Julio de 1921.-

     La Historia de Éspaña está jalonada de resonantes victorias y "heróicas derrotas", que así nos lo contaban en los libros de Historia... cuando se estudiaba historia, claro... Rocroi, Trafalgar, Ayacucho, Santiago de Cuba, Cavite... son derrotas de las armas españolas pero rodeadas de un tinte de romanticismo "glorioso" y "heroico" que casi raya en lo místico.  Pero los sucesos acontecidos en el norte de Marruecos desde el 17 de Julio al 9 de Agosto de 1921, donde hubo quizá mas acciones de valor, heroicas y gloriosas, quedarán en España como un triste recuerdo de horror y dolor más que de otra cosa.

Artillería española en Marruecos.

     Los sucesos de estos días deberían ser recordados cada año en España con más razón que las gloriosas victorias, aunque resulte un ejercicio doloroso, pero pienso que en nuestro país, acostumbrado a las guerras hasta entonces, no habíamos tenido enfrente un enemigo tan salvaje y vengativo, y la sola mención sobre cadáveres de soldados españoles destripados, torurados salvajemente, quemados vivos, decapitados... hace que desde el recluta más novato hasta los comandantes más experimentados, sientan una cosa que hasta entonces era desconocida por los españoles: el miedo, ese miedo que te aterroriza, te embrutece y se propaga en medio de la huida, pero no es el miedo a la muerte en sí, por que muchos prefirieron matarse a caer en manos de las harkas rifeñas, quizá fuese el miedo a ver como degollaban con las manos atadas a la espalda a tus compañeros... Señores,  hoy es el día del DESASTRE DE ANNUAL.

Harkas rifeñas.

     La batalla de Annual supuso la mayor derrota militar española ante los rifeños mandados por Abd el Krim , esto fué el detonante y el resultado del espectacular avance que entre mayo y junio de 1921 había protagonizado el general Manuel Fernández Silvestre, avanzando 130 km. en el Rif en un total de 24 operaciones y sin apenas bajas, estableciendo guarniciones con soldados procedentes de leva forzosa y extendiendo al máximo sus líneas de abastecimiento, estableciendo un sistema defensivo constituido por pequeños fuertes o blocaos, donde no había agua y por la noche hacía un frio espantoso pero por el día se cocian de calor.

Mapa de la zona.

    En Annual había unos 3.100 hombres presentes y empezaron a llegar soldados que huian de sus puestos y contaban historias espeluznantes de masacres, con lo que la moral del ejército caia en picado, Al cabo de dos días llegaron unos 1.00 y dos días despues otros 900 hombres de refuerzo. el día 22 había 5.000 hombres en el campamento, donde había víveres para cuatro días y munición para un día de combate, por lo que se optó por la retirada.
Soldados españoles observando los movimientos de los rifeños.


     Los caminos de huida estaban protegidos por policía indígena, que mató a sus oficiales españoles y se pasaron al enemigo, lo que provocó el caos en las columnas que se retiraban y la retirada ordenada no tardó en convertirse en una desbandada general bajo el fuego de los rifeños. Sin nadie que cubriera su retirada, los hombres trataron de ponerse a cubierto de las balas corriendo hacia delante. Los carros, el material y los heridos comenzaron a ser abandonados y la oficialidad también huyó, ajena al cumplimiento del deber. El desastre pudo haber sido mayor si los Regulares al mando del comandante Llamas no hubiesen resistido en las alturas del sur. Los Regulares se replegaron por escalones, retrocediendo monte a través en paralelo a la carretera, sin mezclarse con la riada de soldados en fuga.


Algunas unidades sí consiguieron mantener el orden.

     En las cuatro horas aproximadas que duró el desastre murió un total aproximado de 2.500 españoles, a los que hay que sumar los ocupantes, 1.500 en total, de las posiciones de Talilit, Dar Buymeyan, Intermedias B y C, Izumar, Yebel Uddia, Mehayast, Axdir Asus, Tuguntz, Yemaa de Nador, Halaun y Morabo de Sidi Mohamed, todos muertos. Quedaron 492 prisioneros españoles de los que sobrevivieron 326.  Algunos cautivos fueron liberados finalmente el 27 de enero de 1923, tras las negociaciones llevadas a cabo con Abd el-Krim por parte de Horacio Echevarrieta, a cambio de 80.000 duros de plata.  del General Silvestre se dice que se pegó un tiro en la cabeza, otra versión afirma que murió defendiendose con sus oficiales defendiéndose de los rifeños, su cadaver nunca fué encontrado.... pero esto aún no había acabado.

Oficiales españoles liberados tras las negociaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada